Posts Tagged ‘chiste’

Una solución

marzo 4, 2008

Un ranchero va al mecánico para que le arregle la camioneta. Como no iban a poder arreglarla en seguida, decide volver caminando a su rancho, que no quedaba lejos.

Al salir del pueblo se detiene en la ferretería a comprar un balde y un tarro de pintura. Luego pasa por la carnicería y compra 2 pollos y un pedazo de cordero. Pero al salir de la carnicería se da cuenta de que tenía un problema: cómo llevar a su casa todo lo que había comprado.

Mientras se rasca la cabeza se le acerca una ancianita que le pregunta:

– ¿Me podría decir cómo hago para llegar al rancho de los Rodriguez?

El hombre le contesta:
– Bueno, mi rancho está muy cerca de la de ellos. Con gusto la acompañaría hasta allá pero no puedo llevar todas estas cosas que compré.

La viejita le dice:
– ¿Por qué no pone la lata de pintura en el balde, agarra el balde con una mano, se pone un pollo debajo de cada brazo y lleva el cordero con la otra mano?

– ¿Sabe que tiene razón? -contesta el hombre.

Empiezan a caminar y a los cinco minutos el hombre le dice:
– Tomaremos un atajo que pasa por ese monte. Así nos ahorramos un montón de camino.

La viejita lo mira cautelosamente y le dice:
– Yo soy una viuda solitaria sin marido que me defienda. ¿Cómo sé yo que Ud, cuando entremos al monte no me va a poner contra un árbol y me va a violar?

El hombre dice:
– ¡Por Dios santo señora!! Estoy cargando un balde, una lata de 5 litros de pintura, dos pollos y un cuarto de cordero. ¿Me quiere decir cómo hago yo para ponerla contra un árbol y violarla?

A lo que la viejita responde:
– Ponga el cordero en el suelo, tápelo con el balde, ponga la pintura encima del balde y yo le sostengo los dos pollos…

De médicos

febrero 25, 2008

Hoy, en uno de los blogs que leo habitualmente, han tratado de cómo los médicos lo son las 24 horas, no solamente en su jornada laboral. El autor se refiere a un diagnóstico exitoso pero no solicitado con estas palabras:

“Un médico de familia (GP) va a un restaurante y saluda al dueño. Al darle la mano nota algo extraño y se da cuenta de que el dueño del restaurante tiene acromegalia (producida por un tumor en el cerebro).

Por suerte el paciente se hizo las pruebas necesarias y fue operado con éxito.”

Pero el problema de un médico no está en los diagnósticos sino en las consultas. En una fiesta, viendo un partido, tomando una cerveza, siempre hay un amigo o conocido que se le acerca a solicitar consejo profesional. Una consulta gratis, vamos. Por supuesto, con todo el respeto, pidiendo perdón por delante, etc etc, aunque me imagino que molesta igual. Para ellos, este chiste:

“Un médico se acercó en una fiesta a un abogado.

-Perdona, ¿te importa que te pregunte algo?

-No, por supuesto- contestó el abogado.

-Es sobre las consultas profesionales, verás, mis amigos me preguntan sus dudas continuamente y me tienen agobiado, y me preguntaba cómo te las arreglabas tú.

-Pues es muy fácil- dijo el abogado. -Antes me pasaba como a ti, pero dejaron de acercarse cuando tras cada fiesta les mandaba la factura de la consulta.

-¡Qué buena idea!- contestó el médico- ¡Lo haré así, muchas gracias!

Al día siguiente le llegó una factura del abogado.”