De médicos

Hoy, en uno de los blogs que leo habitualmente, han tratado de cómo los médicos lo son las 24 horas, no solamente en su jornada laboral. El autor se refiere a un diagnóstico exitoso pero no solicitado con estas palabras:

“Un médico de familia (GP) va a un restaurante y saluda al dueño. Al darle la mano nota algo extraño y se da cuenta de que el dueño del restaurante tiene acromegalia (producida por un tumor en el cerebro).

Por suerte el paciente se hizo las pruebas necesarias y fue operado con éxito.”

Pero el problema de un médico no está en los diagnósticos sino en las consultas. En una fiesta, viendo un partido, tomando una cerveza, siempre hay un amigo o conocido que se le acerca a solicitar consejo profesional. Una consulta gratis, vamos. Por supuesto, con todo el respeto, pidiendo perdón por delante, etc etc, aunque me imagino que molesta igual. Para ellos, este chiste:

“Un médico se acercó en una fiesta a un abogado.

-Perdona, ¿te importa que te pregunte algo?

-No, por supuesto- contestó el abogado.

-Es sobre las consultas profesionales, verás, mis amigos me preguntan sus dudas continuamente y me tienen agobiado, y me preguntaba cómo te las arreglabas tú.

-Pues es muy fácil- dijo el abogado. -Antes me pasaba como a ti, pero dejaron de acercarse cuando tras cada fiesta les mandaba la factura de la consulta.

-¡Qué buena idea!- contestó el médico- ¡Lo haré así, muchas gracias!

Al día siguiente le llegó una factura del abogado.”

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: