Carta a Jorge Javier Vázquez

En Menéame he podido acceder a esta carta, escrita y leída en la radio por Miguel Ángel Rodríguez, líder del grupo Los Mojinos Escozíos. Consiste en una diatriba contra el presentador de televisión, y la verdad es que no tiene desperdicio. Aquí os dejo una transcripción:

Hay una persona que lo está pasando mal, y normalmente cuando hay alguien que lo pasa malamente dice la gente “pobrecito, no se merece lo que le está pasando”, sin embargo hay personas, o mejor dicho, hay seres, ya que más de uno, y una no se merece ni que le digan personas, hay seres que cuando les pasa algo malo todo el mundo dice “que se jorobe”. Yo no, yo no voy a ser tan blando, yo voy a intentar darle toda la caña que pueda y sepa, y si no salen más insultos de mi boca es porque no me conozco más palabrotas. A ese ser humano que lo está pasando tan malamente quiero decirle que se joda, si lo está pasando malamente que se joda, que se joda como Herodes.

-No me digas eso, Sevilla, no me digas eso.

Que no, te jodes, con perdón de la expresión. Esta persona es, ese mamarracho del que hablo es, este impresentable al que me refiero es…

-¿Quién es, Miguel Ángel? Dilo ya, cojones, que nos tienes en ascuas, y ten cuidado de quién vas a hablar, macho, que tú también tienes fama de impresentable y de mamarracho, ¿de quién hablas? ¿Es hombre o mujer?

Voy a decirlo, aunque ni es hombre ni mujer, es una mariquita mala, es Jorge Javier, el del Tomate, el que presenta ese programa de por la tarde junto a la piba de las tetas gordas, ese que según dice él es mariquita, no lo he dicho yo, y la verdad es que no me di cuenta de que era moña hasta que no se confesó. Te jodes, tío, te jodes, porque te han cogido, te han pillado igual que tú pillas a la gente en tu programa, te han cogido en bragas, te han trincado en un descuido y ahora se están metiendo contigo, se están riendo de ti todo lo que tú te has reído. Quien a hierro mata a hierro muere, qué quieres, tío. Ahora te pido perdón, pero no te lo pido por alegrarme de que estés jodido, te pido perdón por llamarte tío, ya que ni tienes las pelotas de un hombre ni el coraje de una mujer, Jorge Javier. Eres una mariquita mala, y si te molesta que te digan mariquita mala, si te molesta, pues tira de ésta, mariquita mala, mariquita mala, mariquita mala. Que yo no te daba un programa, te daba un pico y una pala, aunque mejor no te lo daba, porque seguro, no te lo daba porque que te agarrabas al mango y cualquiera lo soltaba.

Yo sé que esto te pasó a final de año, pero me enteré antes de ayer, porque esto ha salido en los programas del corazón, los cuales detesto igual que ellos me detestan a mí. Para ellos yo soy, yo soy un cero a la izquierda, yo no soy importante ni lo quiero ser, eso sí, no soy importante hasta el día que cuente que me acosté con la Marujita Díaz. Entonces me buscarán, me pagarán una pasta por ir a sus programas, esos programas donde los que están allí no paran de decir que son periodistas. “Somos periodistas, somos periodistas, y tenemos el derecho a informar porque somos periodistas” ¡Un mojón para todos ustedes! Los que retransmiten los partidos de fútbol también lo son, pero no se llevan diciendo que son periodistas durante toda la retransmisión. Porque lo demuestran. Cosa que ninguno de ustedes ha hecho todavía. Sabéis que es una deshonra para la profesión dedicarse de una forma tan sucia y tan rastrera a esto del corazón. Por eso empieza el programa y dicen “buenas noches, somos periodistas, periodistas periodistas, y el que no se lo crea, aquí tengo los papeles”. ¿Sabéis que os digo marchantes, mariñas y patiños de la televisión? ¡Que un mojón para todos ustedes! ¡Para todos ustedes un mojón! Y me da pena de decir lo que acabo de decir porque algunas veces echo unos mojones tan hermosos y tan bellos que no se merecéis ni que os dedique uno de ellos. Decís que sois periodistas porque ni vosotros os lo creéis, porque no dormís tranquilos con el trabajo que hacéis.

Y el más mariquita de todos esos buitres carroñeros asquerosos sucios chupasangres y rastreros es el que dije el primero, Jorge Javier, el del Tomate, ese que se ha enfadado porque lo han pillado y ahora dice que no hay derecho, pero tronco, ya no te acuerdas de todo lo que has dicho, ya no te acuerdas de todo lo que has hecho, que te alegras de las desgracias de los demás, que te has reído del rey, de las infantas, de los políticos, de los curas y hasta del Papa. Eres el peor, y lo peor del mundo, te ríes hasta de los difuntos, ¿habrá algo más triste que burlarse de un muerto? Tú lo has hecho y lo seguirás haciendo, porque no sólo eres mariquita sino que eres mala, y eso se adivina sólo con mirarte a la cara, y si no te gusta que te lo digan yo te lo repetiré mil veces: mariquita mala, mariquita mala, que eso es lo que eres, una mariquita mala. Encima tienes el descaro de salir diciendo “van a por mí porque soy gay” Pobrecito, es gay, está indefenso. Eres gay pero si le preguntas a los homosexuales y eres la vergüenza del colectivo, la mayoría se sienten avergonzados contigo, tú eres una mariquita mala, Jorge Javier, y hablando de María Teresa Campos has llegado a morder incluso la mano que te dio de comer, que eso es lo peor, traicionar a un amigo, es lo último que yo haría. Yo nunca me olvidaría de los que me ayudaron a abrirme camino, no como a ti, que todo te importa un pepino, un pepino de los gordos y duros, que según te oí decir un día, son los que te gustan a ti. “Es que los programas de la Sexta, ese programa de la Sexta que se llama Sé lo que Hicísteis la Última Semana me han llamado mariquita mala”, ¿y saben que es lo primero que hizo? Lo primero que hizo fue decir “pues ellos consumen polvo por la nariz” ¡Justo lo que hubiera hecho una mariquita mala! ¡Decir eso! “Me critican, me critican los demás” Me cago en mi padre… es como si te quejaras de que te critican por tirar piedras y apedrearas a los que te critican. Yo sí que me llevaría una semana entera apedreándote, pero verbalmente, ya que jamás he empleado la violencia ni jamás la emplearé, pero verbalmente no te tiraba una piedra, te tiraba un camión lleno de piedras, o de mierda, aunque insisto, no merece la pena desperdiciarla porque hasta la mierda vale más que tú. ¿Qué te has creído? ¿qué te has creído que eres porque tienes más audiencia que ninguno? Eres la mierda de la tele que tiene más audiencia. “Me ven dos millones de personas”. Sí, pero no te pueden ver otros treinta y ocho millones en este país. Y los que te ven lo hacen porque eres muy malo hablando, y cuando digo malo no quiero decir malo presentando, presentando no eres malo eres nefasto, tú y la que tienes al lado, que piensa que lo hace bien, cosa de la que se siente orgullosa, y la tiene tan contenta. ¿Nadie le ha dicho a esta mujer que está ahí porque tiene muy gordas las tetas? Porque yo creo que no ha habido en televisión una presentadora que se equivoque tanto como ella, porque vaya si se equivoca, y por otra parte anda que no tengo ganas de que le echen una foto a ésta de ésas que son robadas en la playa en pelotas, y que se rían también en los programas como se ha reído de su compañero, el Jorge Javier, la mariquita mala.

Termino ya, termino de desahogarme, y pido perdón por el vocabulario que hoy he utilizado, que sabéis que no es el habitual, aunque también tengo que deciros que me he callado muchas cosas de las que uno no suelta porque piensa que ya son demasiado pasadas de vuelta. Yo sólo te digo una cosa: que igual que no me interesa el mundillo rosa sí que me engancharía a los programas del corazón si te trataran a ti como tú has tratado a la gente y te dieran caña todos los días. Ya sabes que tanto es quien da como quien recibe, y tú siempre has dado. Tienes que aceptar que ahora el cazador sea cazado. Has llegado a ser más famoso que muchos famosos y ahora te toca a ti pagar con la misma moneda, y al igual que tú te alegras del mal ajeno ahora te jodes, te jodes como Herodes, Jorge Javier, cariño, ¿de qué te quejas? Que arrieros somos y en el camino nos encontraremos y a ti ya te han encontrado borracho en la cabalgata del Orgullo. Por eso, ¿qué es lo que quieres? ¿O no sabes ya que quien a hierro mata a hierro muere, Jorge Javier?

Te dedico esta carta en nombre de toda la gente que no puede verte. Dios quiera que tengas lo que te mereces, y lo que tú le hayas deseado a los demás que a ti te ocurra dos veces, querido amigo, que no hay nada peor que no poder dormir, y tú seguro seguro seguro que no duermes tranquilo. Ahí queda eso.

Creo que se ha notado que no soporto a los programas del corazón.

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “Carta a Jorge Javier Vázquez”

  1. Mike Says:

    Jorge Javier se merece que le dediquen esta carta y muchas muchas mas de este tipo.
    Cada frase de Miguel Angel es PERFECTA!!!
    Enhorabuena por haber tenido los huevos de decir todo eso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: